THC versus CBD

THC VS CBD

He sido fumador de marihuana toda una vida.

Con el tiempo, tuve que dejar de lado las variedades más potentes, sativas que hacían que perdiera el control de mi mente. Empecé a centrarme en variedades índicas más relajantes, menos cerebrales.

Todo iba bien, al principio, pero a la larga sentí que me hacía más mal que bien. Si estaba en casa relajado, sin nada que pensar, sin preocupaciones, me sentaba genial. Pero a la que tenía que hacer algún tipo de actividad, sobretodo social, se me ponía mal, muy mal… Ansiedad, paranoya y malestar general.

Quería dejarlo, no podía, me gustaba demasiado la hierba…

PROBANDO EL CBD

Un día probé la marihuana CBD: Cáñamo, del que se usa de forma industrial para la elaboración de tejidos. Era cáñamo, sí, pero evolucionado.
La variedad, llamada pistacho, no estaba mal, me sorprendió gratamente, pero no era marihuana al uso, a lo que estaba acostumbrado. Con el tiempo le seguí dando, probando otras variedades, algunas que me ofrecieron los amigos de Sweed, y sin darme cuenta, había dejado de lado el THC.

Después de llevar unos meses sin probar un canuto de María, me regalaron unos gramos. Cuando llegué a casa, me lié un porro y la primera sensación fue: ¡Wow! ¡Qué gustazo!.

Era una variedad sativa 100%, si no recuerdo mal, una Haze, y me entró de lujo, hasta que al rato empezó la taquicardia, la paranoya, esa sensación de frío recorriendo mis huesos. Mi mente se disparó y tenía la sensación de que me había metido un tripi, o que, directamente, me estaba dando un brote psicótico.

Fue una noche larga y un tanto angustiante. Recordé la sensación de ansiedad y ahogo que sentía cuando era adicto a la marihuana. Entendí que viví una parte de mi totalmente colocado, sin ser exactamente yo mismo.

VIENDO EL THC DE UNA MANERA DIFERENTE

Por primera vez entendí que el THC no es algo para tomarse a broma, es una droga muy potente, y me daba cuenta ahora, después de dejarlo durante meses y volver a catarlo.

Soy una persona que ha consumido todo tipo de estupefacientes, drogas naturales, enteógenos, etc. He probado mil tipos de cannabis, fumado, vaporizado, en brownies, tilas… Nunca voy a estar en contra, y deseo su legalización y descriminalización, porqué me ha dado grandes enseñanzas y, si es usada cuando “toca”, es una planta maravillosa.

Pero en mi caso, el mío en particular, ya no es algo que pueda hacer a diario. El CBD me ha ayudado a quitarme el mono, a simplemente relajarme físicamente, sin paranoyas. Con el tiempo a apreciarlo y ser consumidor habitual,tanto en aceites, como en pipa y sus variantes.

Si la ley española cambia algún día, y permiten un % de THC algo más elevado, aunque sea un 1% como en Suiza, por ejemplo, tendremos en nuestras tierras variedades más top, sin efectos psicóticos y con cualidades medicinales brutales.

El CBD es algo qe se nota a la larga, y lo dice alguien con problemas de ansiedad y depresiones. A día de hoy, soy uno más de los agradecidos, aunque al principio era de los escépticos.
No se trata de publicidad, ni nada por el estilo, no es para todo el mundo, es muy personal, en mi caso, funciona.

Willy.

Tags:
Share

Post comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Subir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies