Siguiendo la publicación inicial (Plantas venenosas que podemos encontrar en la península ibérica) sobre plantas venenosas que encontramos en nuestros bosques, parques, jardines, etc. continuamos con otros ejemplos de plantas presentes en nuestro entorno y con las que hay que tener especial cuidado.

Las plantas que se describen a continuación son mortales y, aunque el veneno también puede resultar medicina con una correcta gestión de la dosis, ese uso queda reservado hoy en día a entornos médicos y científicos.

BELLADONA (Atropa belladonna)

 

 

Planta perenne herbácea, de la familia de las Solanáceas.

La belladona ha sido, a lo largo de los tiempos, objeto de creencias, leyendas, fábulas y asociada a la brujería.

Atropa deriva de Átropos, personaje de la Mitología Griega (divinidad que segaba vidas, perteneciente a las 3 Moiras) y belladonna proviene del italiano, con el significado de «mujer hermosa» (blādōna en latín). Las mujeres la usaban en forma decolirio para dilatar las pupilas de los ojos, consiguiendo así una mirada más hermosa (midriasis).

La planta crece en lugares sombreados; Normalmente alcanza una altura de 1,5 metros, posee flores de color morado que se convierten en unas bayas negras, y posee un mal olor característico.

Sus alcaloides (hiosciamina, atropina, escopolamina), derivados del tropano, la convierten en una planta venenosa, capaz de provocar estados de coma o muerte, si es mal administrada, por ello su uso se reserva a entornos médicos/científicos.

Es una de las plantas más tóxicas que se encuentran en el hemisferio norte. Todas las partes de la planta contienen alcaloides tropánicos. Las bayas representan el mayor peligro, ya que son atractivas para los niños y tienen un sabor algo dulce. El consumo de 4 a 8 bayas aprox. es letal. La raíz de la planta es, generalmente, la parte más tóxica.​ La intoxicación provoca cuadros de delirio y alucinaciones, aparte de midriasis intensa, trastornos del habla, temblores, lágrimas y aumento de la libido.

La planta se utiliza medicinalmente en oftalmología como midriático y tiene aplicaciones como antiespasmódico, antiasmático, anticolinérgico y es un relajante muscular de primer orden. Los extractos de belladona se han empleado clásicamente en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson con relativo éxito, previniendo efectos colaterales y adversos. La belladona también se emplea en gastroenterología en dosis bajas como neuroregulador intestinal en casos de síndrome del intestino irritable, colitis ulcerosa, etc.

En dosis moderadas puede servir como un buen analgésico o una planta anestesiante.​

En medicina tradicional se habían usado sus hojas en pomadas contra el dolor, pero la gestión de la dosis es tan compleja que se desaconseja su uso, y más conociendo otras plantas que pueden actuar en ese campo.

BELEÑO NEGRO Y BELEÑO BLANCO (Hyoscyamus niger) (Hyoscyamus albus)

 

Otra solanácea con atributos místicos y asociados a la magia y brujería. El negro es el más conocido, pero el blanco tiene efectos muy similares.

Su nombre deriva del dios céltico Belennos (Equivalente a Apolo), de lo que se deduce su uso ritual y mágico.

Crece en terrenos arenosos, baldíos, taludes, cunetas, terraplenes, escombreras, muros, pastizales, bordes de carreteras, pedregales hasta unos 2000 metros sobre el nivel del mar. Florece y fructifica de febrero a octubre.

Las hojas y semillas contienen alcaloides tropánicos: escopolamina, hiosciamina (que es el levo-isómero de la atropina, tiene la misma acción pero con el doble de potencia que la atropina) atropina, y abundantes flavonoides.

La intoxicación tiene unos efectos similares a los de la belladonna.​​

Se ha utilizado con fines médicos para tratar el síndrome de abstinencia, la epilepsia, insomnio, terrores, bronquitis asmática, etc. En dosis elevadas se convierte en narcótico, pudiendo llegar a ser mortal.

En cataluña, se la denomina «Herba Queixalera» (Queixal significa muela), algunos dicen que por la forma de muela de sus cápsulas y otros dicen que es porqué a nivel tradicional se usaba para el mal de muelas. Se dice que, para el mal de muelas, se quemaban las semillas y el afectado abría su boca para que entrara el humo. Se decía que se podían ver gusanos salir de éstas, aunque otras fuentes dicen que estos gusanos no serían más que las semillas explotadas tras la exposición al fuego.

ESTRAMONIO (​Datura stramonium)

 

La más conocida del género de las daturas (todas tóxicas). Es una solanácea «famosa» por contener escopolamina, de la cual se extrae la «burundanga» , conocida también como  “droga zombi”, sus efectos dejan sin voluntad a la persona, adormecida y sin poder de oposición. Es una de las plantas silvestres más alucinógenas de Europa y se ha relacionado también con prácticas de magia y brujería a lo largo de la historia.

Entre los alcaloides se encuentran, a parte de la mencionada escopolamina, la atropina y la hiosciamina.

Esta especie es cosmopolita y muy común en Europa, donde se usa en jardinería. En España y otras zonas de clima templado, crece desde el nivel del mar, especialmente en terrenos recientemente removidos y tienen altos contenidos en nitrógeno, como huertos recién labrados o terrenos para la  construcción.

FLORIPONDIO (Brugmansia arbórea)

 

 

Esta solanácea posee alcaloides similares al estramonio. La ingestión de la planta, ya sea directa o a través la inhalación, pueden provocar fuertes alucinaciones, pero además genera parálisis en el cuerpo y taquicardia. En dosis elevadas puede resultar fatal.

Es nativa de América del Sur y Central, pero puede encontrarse en todo el mundo por su uso ornamental.

 

LIRIO DE LOS VALLES (Convallaria majalis)

 

 

Es una especie herbácea y perenne, nativa de las zonas templadas del hemisferio norte, y perteneciente a la familia Asparagaceae. En España es muy rara y su distribución se reduce a escasos puntos del Pirineo, País Vasco, Sistema Ibérico y Sierra de Gredos.

​Esta planta emana un veneno muy tóxico, el cual es su forma de defensa. Toda la planta tiene niveles tóxicos de glucósidos cardíacos, también los frutos, que causan graves síntomas, como diarreas, convulsiones y desórdenes cardíacos y pueden amenazar la vida si es consumida. También contiene un componente llamado saponina que es letal tanto para las mascotas como para los niños.

RICINO (Ricinus communis)

 

 

Es una planta arbustiva de origen tropical, pero considerada invasora en zonas sub-tropicales, como pueden ser las islas Canarias, donde se encuentra en forma de maleza. Se hizo famosa por su aparición en la serie «Breaking Bad», donde el protagonista la  usaba para envenenar a un niño, causándole la muerte.

Ha sido incluida en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, regulado por el Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto.

Las semillas son muy tóxicas, por la presencia de una albúmina llamada ricina, ya que basta la ingestión de unas pocas, masticadas o tragadas, para que se produzca un cuadro de intensa gastroenteritis con deshidratación; puede dañar gravemente el hígado y el riñón e incluso producir la muerte. Es una de las toxinas biológicas más potentes que se conocen.

El aceite de ricino, obtenido por prensado de las semillas y calentado para destruir la ricina, es uno de los purgantes más reputados, debiéndose su acción al ácido ricinoleico; aunque tiene el inconveniente de su desagradable sabor. En la actualidad encuentra aplicaciones en la industria de pinturas y barnices, así como para la fabricación de lubricantes y líquidos para frenos.

 

MANDRÁGORA ( Mandragora officinarum y Mandragora autumnalis)

 

Se distribuye por el sur de Extremadura y Portugal, Andalucía y las Islas Baleares. Crece en taludes, bordes de caminos, márgenes de cultivos y en las orillas de ríos y arroyos. Prefieren suelos calizos o arcillosos no demasiado expuestos al sol. Florece desde finales de agosto, hasta diciembre.

La Mandrágora tiene una larga historia de uso medicinal y también en prácticas místicas. La raíz de la mandrágora tiene una forma dividida que se asemeja a las dos piernas de una persona. Ese aspecto antropomorfo, junto a los efectos alucinógenos de los alcaloides que contiene, hicieron de esta planta un amuleto de magia y brujería en la Edad Media.

La raíz fresca o seca contiene alcaloides altamente venenosos, entre ellos la atropina, hiosciamina, escopolamina, escopina y cuscohigrina.​ La raíz es alucinógena y narcótica. En cantidades suficientes, induce a un estado de olvido y fue utilizado como un anestésico para la cirugía en la antigüedad.​ El jugo de la raíz finamente rallado se aplicaba externamente para aliviar dolores reumáticos.​​​

Al ser una planta muy tóxica que produce envenenamiento por contacto, lo mejor es no manipularla. Tampoco debería usarse por sus efectos alucinógenos sin conocimiento, ya que un exceso en la dosis podría ser letal.

 

…………………………………………………………………………………………….

 

En este artículo (Tanto la parte I como este) se reflejan algunas de las plantas tóxicas que encontramos en nuestro entorno. Hay muchas más, pero éstas son las que tienen un efecto más letal.

Debemos ir con cuidado cuando vayamos a los bosques y sobretodo en los parques, ya que muchas veces estas plantas se usan de forma ornamental, y no nos imaginamos que puedan ser tóxicas por estar en un lugar público, pero los niños, jugando, pueden ingerir alguna de estas plantas por accidente (por ejemplo la adelfa, muy común) y sufrir las consecuencias.

El conocimiento de nuestro entorno debe ir acompañado de una mayor concienzación de los peligros que nos rodean, y no solamente de los beneficios.

Share

Post comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Subir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Languages »